お菊さん nombre que significa "crisantemo"

Okiku era el nombre de una criada que perdió un plato precioso, murió de una muerte terrible y regresó como un fantasma vengativo. Junto con Oiwa y Otsuyu, la historia de Okiku es una de las Nihon san dai kaidan, las Tres Grandes Historias de Fantasmas de Japón. Su historia ha sido contada innumerables veces en cuentos populares, teatro de marionetas, kabuki, cine y manga. Aunque el resumen general de su historia sigue siendo el mismo, los nombres, las ubicaciones y los detalles que lo rodean varían bastante de una narración a otra. La versión más famosa de su historia se llama Banchō sarayashiki 番町皿屋敷 - "La casa del plato en Banchō". Tiene lugar en Himeji, la actual Prefectura de Hyōgo.

Hace mucho tiempo, había una mujer llamada Okiku que trabajaba como sirvienta para lavar platos en el castillo de Himeji. Okiku era muy hermosa, y no pasó mucho tiempo antes de que llamara la atención de uno de los criados de su maestro, un samurai llamado Aoyama. Aoyama intentó muchas veces seducir a Okiku, pero cada vez rechazó sus avances.

Finalmente, Aoyama se impacientó con Okiku y decidió engañarla para que se convirtiera en su amante. En el castillo había un conjunto de diez platos muy caros. Aoyama escondió uno de ellos, y luego llamó a Okiku. Él le dijo que faltaba uno de los finos platos de su amo, y exigió saber dónde estaba. Okiku se asustó. Perder uno de los preciados platos de su señor fue un crimen castigado con la muerte. Contó los platos: "Uno ... dos ... tres ... cuatro ... cinco ... seis ... siete ... ocho ... nueve ..." Los contó una y otra vez. Cada vez ella se acercaba un poco. Okiku estaba angustiado.

Aoyama le dijo a Okiku que pasaría por alto su error y le diría a su maestro que no fue Okiku quien perdió el plato, pero solo si ella se convertiría en su amante. Aunque Okiku quería vivir, una vez más rechazó a Aoyama. Esta vez el samurai se enfureció. Ordenó a sus sirvientes que golpearan a Okiku con una espada de madera. Después, la hizo amarrar y suspender bien sobre el castillo. Él torturó a Okiku, la sumergió repetidamente en el pozo, solo para sacarla del agua y golpearla él mismo. Aoyama exigió por última vez que Okiku se convirtiera en su amante. Ella lo rechazó. Entonces Aoyama la golpeó violentamente con su espada y dejó caer su cuerpo al pozo.

No mucho después, el fantasma de Okiku fue visto vagando por los terrenos del castillo. Noche tras noche, ella se levantaría del pozo y entraría en la casa de su amo, buscando el plato perdido. Contaría los platos: "Uno ... dos ... tres ... cuatro ... cinco ... seis ... siete ... ocho ... nueve ..." Después de contar el noveno plato, soltó un grito espeluznante que se escuchó en todo el castillo. Ella atormentaba a Aoyama de esta manera, todas las noches, robándole su descanso. Los que escucharon parte del conteo de Okiku se pusieron muy enfermos. Los que tuvieron la mala suerte de escucharla contar hasta nueve murieron poco después.

Finalmente, el señor del castillo decidió que había que hacer algo con respecto al fantasma de Okiku. Llamó a un sacerdote y le pidió que rezara por ella y ejercitara su espíritu. El sacerdote esperó en el jardín toda la noche cantando suttras. Una vez más, el fantasma de Okiku salió del pozo. Ella comenzó a contar los platos: "Uno ... dos ... tres ... cuatro ... cinco ... seis ... siete ... ocho ... nueve ..." Tan pronto como Okiku contó el noveno plato, y antes de que pudiera gritar, el sacerdote gritó: "¡DIEZ! El fantasma de Okiku parecía aliviado de que alguien hubiera encontrado el plato perdido. A partir de entonces, ella nunca volvió a perseguir el castillo.

Representación gráfica de un Yōkai mujer.

The Ring

En 2002 inspirada por esta leyenda que tiene tintes de verdad en toda su crudeza. El director Gore Verbinski junto con los guionistas y escritores: Ehren KrugerKôji Suzuki, filmaron una cinta terror llamada "The Ring" (La señal)

Agradecimientos: 五十嵐ケン

Fotos: Solusan.

Fuentes:

Deja un comentario