El Monte Shosha de Himeji (書写山, Shosha-san) es el lugar donde puedes encontrar en Templo Engyoji (円教寺), un gran complejo de templos con una historia de más de mil años. Está situado a las afueras de la ciudad de Himeji y es fácilmente accesible en autobús y en teleférico desde el centro de la ciudad en solamente media hora.

Dada su belleza y situación, el Monte Shosha es usado frecuentemente como escenario para grabar películas históricas y series de televisión. Una de las más famosas que se ha rodado aquí es “El Último Samurai”, una película rodada en 2003 protagonizada por Tom Cruise y Ken Watanabe.

Los edificios del Templo Engyo-ji están repartidos por la cima del Monte Shosha, en medio de un bosque bastante denso. Desde la estación del teleférico solamente se tardan 10 ó 15 minutos en llegar a la puerta principal Niomon y otros 10 ó 15 minutos en alcanzar templo Maniden 摩尼殿, una hermosa sala de madera, construida encima de varias columnas en una ladera escarpada. Si no se quiere caminar también se puede ir en un autobús que va desde la estación del teleférico hasta el Maniden en 20 minutos por 500¥ (3,81€ | 4.40$). Aunque sea tentador, te recomiendo que trates de caminar la ruta para poder disfrutar del monte y de su increíble atmósfera.

Construido en 970 (Tenroku 1er año), Maniden está dedicado a Roppi-Nyoirin-Kanzeon-Bosatsu: Avalokitesvara Bodhisattva (el Santo Budista de la Misericordia), una estatua de la cual está consagrada en el interior sosteniendo "Nyoi-hoju", la gema que cumple los deseos, en una de sus seis manos.

Roppi-Nyoirin-Kanzeon-Bosatsu puede visitarse solo una vez al año, el 18 de enero.

Son 1,6 Km de distancia lo que hay desde la estación del teleférico hasta Maniden y recorriendo la vía que nos lleva hasta él, encontraremos varias esculturas de la diosa Kannon. Esto es porque Enjio-ji es uno de los templos que pertenecen a la ruta de peregrinación de los 33 templos de Kannon.

 

Después de permanecer de pie durante casi 1000 años, el templo se quemó en 1921.

La reconstrucción de la estructura que vemos hoy se completó casi como estaba sobre la base de los restos y las dimensiones originales en 1933 (Showa, 8).

Dentro del templo nos encontramos con “Binzuru”, uno de los 16 discípulos de Buda.

Comúnmente se llama "O-Binzuru-sama", y se dice que tiene un el poder de aliviar y tratar la enfermedad. En la fotografía podemos observar unos bastones con una bola de tela roja. "Acariciando" a Binzuru con esos bastones en el área afectada de nuestra enfermedad, nos dará la oportunidad de curarnos. Cuando vivía Buda, O-Binzuru-sama tenía una habilidad especial del Shinto. En varias ocasiones mostró su poder Shintoista a lo largo de su vida. Buda, consciente de esto, se enfadó y le dijo: "No has llegaste al nirvana, así que permanece en el mundo para mantener la ley budista para curar enfermedades humanas, y salvar a los seres conscientes." convirtiéndose así en un Bodhisattva. Fotos: Solusan Fuentes:

Deja un comentario