El famosísimo gato que llegó a poblar innumerables pequeños e incluso grandes comercios, tiene una historia detrás.

Para empezar necesito detallar que se trata de un gato japonés y no chino como muchos piensan.

Su nombre, manekineko, viene del verbo "Maneku" 招く, que significa: atraer, llamar y "neko" 猫, que significa: gato. El que atrae la buena fortuna, la buena suerte. Todo tipo de suerte, no sólo la referida al dinero. Esta aclaración es importante porque la pequeña estatua porta una vetusta moneda de la era Edo llamada koban acuñada por primera vez alrededor del año 1602, con el valor de 1 ryō, la cual formaba parte del sistema monetario Tokugawa.

Se dice que cuando el famoso gato saluda con la pata derecha, atrae el dinero, propiedades, etc. Si tiene levantada la pata izquierda, atrae la buena fortuna en lo relativo a los humanos, como podría ser el amor, atraer a personas para el negocio, etc. En el caso de que el Manekineko nos salude con las dos patas es el que protege la casa y a la familia.

También, como ocurrió con los "daruma", se ha dado en dotarlos de colores proveyendo de diferentes tipos suerte según el color. Pero el original es blanco.

Varias leyendas

Existen varias leyendas detrás del conocido Manekineko. La oficial es la de El monje y el templo, ya la más documentada. Aquí relato dos de ellas.

El monje y el templo

En el S. XVII existió un muy humilde templo budista en el que un monje no menos humilde habitaba, mantenía y oraba. Vivía con una hermosa gatita llamada Tama.

Una noche de fiera tormenta, en aquel momento Li Naotaka (井伊 直孝) —un noble que andaba cazando por la zona—, decidió cobijarse debajo de un árbol. Fue entonces cuando, a lo lejos, vio como un gatito blanco con manchas negras, sentado en la puerta de un templo, le estaba haciendo señas como diciéndole "¡ven, ven aquí!". Extrañado y a la vez sorprendido por el felino, se acercó a él. De repente, un fulminante rayo cayó justamente en el árbol donde se había cobijado Naotaka segundos antes reduciéndolo a cenizas en pocos minutos.

Naotaka, en agradecimiento, decidió pagar todos los gastos del templo de por vida y fue así como tanto el monje como la gatita Tama, jamás volvieron a pasar hambre disfrutando de una vida acomodada.

A la muerte de Tama, ésta fue enterrada en el templo Gōtokuji 豪徳寺

Después de que Naotaka falleciera, el templo pasó a llamarse Gōtokuji, por su nombre budista póstumo "Kyushoin-den Gōtokuten'ei-daikoji". El gato que creó una oportunidad para que el templo se convirtiera en un templo respetable fue deificado como el Bodhisattva Neko Kannon (Kannon que invita a la fortuna), siendo llamado "shou-fuku byou-ji" o "maneki-neko ''. Este templo budista se ha llenado de figuras de gatos de la suerte donados por los fieles desde entonces.

Como en todo templo, se pueden encontrar las tablillas de deseos llamadas Ema.

Ema de Gōtokuji 豪徳寺

Los precios de los manekineko que se ofrecen al templo varían en torno a su tamaño.

Precios año 2020
La anciana

Una venerable anciana tenía un gato y era tan pobre que tuvo que venderlo para poder comer. Triste por la pérdida de su gato, la anciana soñó que éste le visitaba y le decía cómo debería construir unas pequeñas estatuas con su efigie del mísmo. Postura, todo. La anciana las hizo y no tardó en hacerse muy famosa, tanto ella como la figura, teniendo la oportunidad de vivir una vida plena y satisfactoria.

Gotokuji 豪徳寺

Gotōkuji es el antiguo templo preeminente en Setagaya, con un salón principal, linternas de piedra y un campanario que data del siglo XVII. En los extensos terrenos se encuentran la sala de conferencias, la sala de los patriarcas, Shoin, Shofuku-den 招福殿 (donde están la ingente cantidad de estatuas del manekineko), la pagoda de tres pisos, la sala Jizo, el jardín Shugetsuen y las tumbas de la familia del clan Li. En el mismo cementerio hay una parte que está dedicada exclusivamente a los gatos.

Shofuku-den 招福殿

Los terrenos del templo son bastante grandes (alrededor de 50.000 metros cuadrados). Hay numerosos árboles y plantas con flores para disfrutar a través de las estaciones, incluyendo ciruelos y cerezos, peonías, azaleas, hortensias y arces que se ponen rojos en otoño. Otros puntos destacados son el camino desde la Puerta Sekimon hasta la Puerta Principal, y el interior del bosque donde hay muchas aves.

Pagoda de Gōtokuji 豪徳寺
Honden 本殿 (Sala principal de oración) de Gōtokuji 豪徳寺

Fotos: Archivo / Solusan.

Deja un comentario