Inicio > Caminando > Tanabata, una historia real

Tanabata, una historia real

Miércoles, 26 de agosto de 2009

nissan-tanabataPrimero me extrañó... luego me encogió el pericardio, acto seguido me quede perplejo, luego sencillamente lo acepté como una historia más entre los seres humanos.

En Tanabata celebra el encuentro entre Orihime (Vega) y Hikoboshi (Altair) dos estrellas que se unen sólo una vez al año.

La leyenda, tal y como reza la wikipedia es esta:

Orihime (織姫, Princesa Tejedora ) era la hija de Tentei (天帝, Rey Celestial). Orihime tejía telas espléndidas a orillas de la Vía Láctea (天の川, Amanogawa). A su padre le encataban sus telas, y ella trabajaba duro día tras día para tenerlas listas. Pero algo aflijía a la princesa, porque a causa de su trabajo nunca podía conocer a alguien de quien enamorarse. Preocupada por su hija, Tentei concertó un encuentro entre ella y Hikoboshi (彦星, Pastor de las Estrellas), quien vivía al otro lado del río Amanogawa. Cuando los dos se conocieron, se enamoraron al instante el uno del otro, y poco después se casaron. Sin embargo, una vez casados Orihime descuidó sus tareas y dejó de tejer para Tentei, al tiempo que Hikoboshi descuidó su rebaño y dejó que las estrellas se desperdigaran por el Cielo. Furioso, Tentei separó a los amantes, uno a cada lado del Amanogawa, prohibiendo que se vieran. Orihime sintió la pérdida de su marido, y le pidió a su padre el poder verse una vez más. Tentei, conmovido por las lágrimas de su hija, permitió que los amantes se vieran el séptimo día del séptimo mes, siempre que Orihime tuviera terminado su trabajo. Sin embargo, la primera vez que intentaron verse se dieron cuenta de que no podían cruzar el río, dado que no había puente alguno. Orihime lloró tanto que una bandada de urracas vino en su ayuda y le prometieron que harían un puente con sus alas para que pudiera cruzar el río. Si un año ese día está lloviendo, las urracas no pueden venir y los dos amantes tienen que esperar hasta el año siguiente.

Pues bien; un día me cuentan que una señora en medio de una reunión con lágrimas en los ojos, contaba que tenía un amante, amante del cual su marido tenía absoluta constancia. Ella y su amante tenían permiso del marido para verse sólo una vez al año... por Tanabata.

ソルサン。

Caminando