Origen de Solusan. (searching….)

By 13 de febrero de 2008Caminando, Curioseando

triskel_3_small.jpgGracias a la amabilidad y la cachaza de una personita punto más que encantadora llamada Alba Vallejo, estoy intentando destilar en que momento de mi vida un 'colgao de los cromos' me hizo creer mediante documentos de dudosa reputación que Solusan Rathad, que es el nck completo, significaba en gaélico: Camino de la Luz; matiz: Camino del conocimento, Camino hacia la luz de la carividencia, Senda del saber, etc.

Nota aclaratoria: el origen del nick no era atribuirme la 'luz' a mi, como si fuera yo un iluminado, nunca mejor dicho, si no que, de alguna manera, fuera una especie de totem, algo a seguir.

De momento esto es lo que hay:

La traducción literal de camino de luz:

Bealach an tsolais

Se ponuncia:

"balaj an tolish"

Si itentamos darle el matiz que se pretendía:

Si lo que se quiere decir que alguien sigue el camino de la luz que muere y va hacia una nueva vida entonces es:

"Tá sé ag imeacht ar shlí na firinne" que se pronuncia "to shei ag imogt ar hli na firinno".

Se parece como un huevo a una castaña a Solusan, eh! 😀

Claro que esto es Irish Gaeilge, es decir, Gaélico Irlandés, y lo que yo he puesto podría ser Gaéico Escocés....

Seguiremos informando.

Join the discussion 3 Comments

  • Albita IRELAND Mozilla Firefox Windows dice:

    “Tá sé ag imeacht ar shlí na firinne” es una expresión para decir que "está (en masculino) siguiendo el camino de la luz", refiriéndose a morir y pasar a un lugar mejor o volver a la vida, etc. Para una mujer, se usaría "Tá sí" (Pronunciado [To shi]) en vez de "Tá sé" y para decirlo de tí mismo, es decir, "Yo estoy siguiendo el camino de la luz", sería "Tá mé" ([To mei]).

    Espero que eso ayude. 🙂

  • Nati Wolf ECUADOR Mozilla Firefox Windows dice:

    Uy que complicado se ve eso, pero interesante porque a mi me encantan los idiomas, esto si que sería un gran reto. Nos vemos, Camino de luz o mejor dicho Solusan 😉

  • Manel (Caminante) SPAIN Internet Explorer Windows dice:

    Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida.
    La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella.
    En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce.
    Se da cuenta de que es el ciego del pueblo. Entonces, le dice: - ¿Qué haces tú, ciego, con una lámpara en la mano? Si tú no ves...
    Entonces, el ciego le responde:
    - Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mi...
    - No solo es importante la luz que me sirve a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella.

    Reflexión Solusanera:
    Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino para uno y para que sea visto por otros, aunque uno aparentemente no lo necesite.
    Alumbrar el camino de los otros no es tarea fácil...Muchas veces en vez de alumbrar oscurecemos mucho más el camino de los demás...¿Cómo? A través del desaliento, la crítica, el egoísmo, el desamor, el odio, el resentimiento...
    ¡Qué hermoso sería sí todos ilumináramos los caminos de los demás!

    Caminante.

Deja un comentario