Inicio > Humorizando > Hombres™ · Catálogo de rutinas nº4: Mujeres poco recomendables

Hombres™ · Catálogo de rutinas nº4: Mujeres poco recomendables

Miércoles, 2 de enero de 2008

mujeres.jpg

Existen varios tipos de mujeres ante las cuales una gran mayoría de hombres (informáticos y maricas no cuentan por razones obvias) huimos con presteza en cuanto asoman el gaznate:

· La histérica

Esa que cambia de humor entre las bravas y la sepia. Esa misma que no para de taladrarte con que “no la escuchas” y siempre consigue hincharte las pelotas sacarte de tus casillas. A tí, que eres un maestro Zen.

· La listilla
Habitualmente feminista, progre y prepotente. Y malfollada, claro. Siempre tiene la razón. El mundo es injusto y tú prácticamente eres un simio que sólo piensa con el rabo. Que es cierto, vale. Pero hay formas y formas, no jodamos.

· La pesada
Te manda 12 sms al día y cuando tienes el móvil apagado te monta un consejo de guerra. “¿Y si te ha pasado algo?” y todo ese lloriqueo para engañarse a sí misma y no darse cuenta de que está como una puta regadera. Habla con tus amigos, comenta en tu blog, te sigue en el Twitter, siempre está online en el jodido Messenger.

Pero hay una especialmente complicada.
Complicada por culpa de su delicada sutileza.
Lo digo porque es probable que te des cuenta demasiado tarde y ya te la hayas cepillado demasiadas veces como para escurrir el bulto tan alegremente.
Amor y esas cosas.

Hablo de esa chica que “cree” que ya ha vivido su gran amor.

Sí.
Aquel hijo de puta que la marcó para siempre.
Aquel que la hizo llorar, reirse, temblar, esconderse, gritar y follar como una loca.
Aquel que se largó demasiado pronto y la entendió demasiado bien.
Ya saben. El puto príncipe azul del portazo y el teléfono apagado. Aquel con el que la niña aprendió, por la vía brava, que no era tan especial.
Por culpa de aquel capullo probablemente esa princesa está ahora vomitando sus penas en la blogosfera y dando por culo con el pasado, Benedetti y los putos calcetines de colores.
Pobrecita.

· Secreto nº4: Queridos lectores, huyan de esta incomprendida como de Ramoncín.
Siempre. Siempre. Siempre quedará un resquicio de aquel capullo.
Capullo que, por cierto, ahora probablemente esté dándoselas de sensible con otra princesita.
Puto eterno retorno. The circle of life, you know.
Pasarás el resto de tu vida peleando con un fantasma lejano e inalcanzable y ella comparándote con él.
A otro perro con ese hueso.


Vía: http://www.nadaimporta.com/?p=561

Humorizando