Inicio > Curioseando > Efectos secundarios de tocarle los huevos un genio

Efectos secundarios de tocarle los huevos un genio

Viernes, 19 de marzo de 2010

Cuentan que Bobby Fischer, en una ocasión, en una partida simultánea en la que jugaba contra varios jugadores a la vez, se encontró con un tramposo, un tipo poco digno de sentarse en la misma mesa que el maestro, durante el desarrollo de la partida, Bobby evidentemente vapuleó al desconocido caradura y en pocos movimientos le ganó la dama, dejando el enfrentamiento visto para sentencia, a lo que el contrincante respondió (mientras Fischer continuaba con su ronda) colocando de extranjis la ficha perdida de nuevo en el tablero.

Hace falta tenerlos cuadrados, cuando Bobby volvió, continuó sus movimientos como si nada, como si no de hubiese dado cuenta de engaño, entre las risitas del timador, que con disimulo presumía ante los amigos de haber tongado al mismísimo capeón del mundo; craso error, Fischer volvió a ganar la dama por segunda vez en un santiamén, sólo que ésta vez cogió entre los dedos la figura y sin mirar ni por un segundo el careto de asombro de su oponente, se la guardó en el bolsillo de la chaqueta y continuó su camino.

Cuentan que de su boca no salió una sola frase y en su rostro no se movió ni un puñetero átomo, ni una queja, ni una muestra de desagrado, simplemente siguió jugando hasta pulir a todo el mundo; cuentan que al listillo se le mudó el color de la piel, a una tonalidad mucho más blanquecina y que sus tripas cantaron de repente la Traviata, ahogadas en su propia cagalera… efectos secundarios de tocarle los huevos un genio. --

Curioseando