Inicio > Caminando, Humorizando > Diálogo de besugos

Diálogo de besugos

Lunes, 17 de agosto de 2009

Las 30 y una noches

–Buenos días.
–Buenas tardes.
–¿Puede decirme qué hora es?
–Acabo de decírsela.
–Solo me ha dicho “Buenas tardes”.
–Si usted me dice “Buenos días” y yo le contesto “Buenas tardes”, es evidente que su saludo se ha producido justo antes del mediodía y el mío justo después. Así que son las doce.
–Pero yo no le he preguntado qué hora es, sino si puede decirme qué hora es.
–Y yo le he contestado de forma implícita, puesto que si le digo qué hora es, es porque puedo decírselo.
–Pero usted no me ha dicho
la hora exacta, porque cuando me la ha dicho ya no
eran las doce; de lo contrario no me habría contestado “Buenas tardes”.
–Pues se la digo ahora: son las doce y treinta segundos.
–Ya no, puesto que ha tardado segundos en decirlo, así que no mienta: no puede decirme qué hora es, sino solo qué hora era. Buenas tardes.
–Buenos días.

Carlo Frabetti
Escritor y matemático

Caminando, Humorizando